lunes, 15 de enero de 2018

RESEÑA (by MH) ::: EL MAGO QUE SE PERDIÓ EN SU SOMBRERO - Lars Vasa Johansson




Título original: Den stora verklighetsflykten
Autor: Lars Vasa Johansson
Editorial: Duomo
Traducción: Francisca Jiménez
Páginas: 368
Fecha esta edición: noviembre 2017
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 20 euros
Diseño de cubierta: Elsa Suárez Girard


Cuando el bosque pide literalmente ayuda, llega al rescate Anton, un mago ególatra cuya vida es un fracaso que él se niega a admitir. Se somete entonces a una terapia muy especial. Todo empieza a última hora de la tarde de un día de junio. Anton acaba de tener un accidente con su coche en mitad de la nada. No tarda en encontrarse con una muchachita rubia, quien le pide que la ayude a recoger flores para la noche del solsticio de verano. A través de los retos que se ve obligado a superar, Anton será consciente de sus propios fracasos y de su actitud egoísta. En el fondo no es mala persona: solo tiene miedo de creer en la magia y de ser feliz. La verdadera felicidad, nos transmite esta novela, se alcanza ayudando a los demás. Por eso, nunca hay que decir que no a las jovencitas guapas ni a las ancianas gruñonas.

Hoy toca la historia de un mago que hace magia potagia (la de los trucos y efectos visuales) y que se cruza en su camino con la otra magia, esa que la RAE define como "arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de seres imaginables, resultados contrarios a las leyes naturales". Es que es tan chula la definición que tenía que ponerla. Pues nuestro mago (¿potago?), escéptico donde los haya, se topa con ese otro tipo de magia en la que no cree en un bosque por ahí perdido de Suecia, y le empiezan a pasar cosas muy raras... a ver si va a resultar que la magia de verdad existe :)

Anton (que así se llama nuestro mago profesional) se gana la vida haciendo actuaciones en residencias de ancianos y poco más en Estocolmo y alrededores. Es un artista de cuarta categoría, y él lo sabe. Narra esta historia en primera persona, que es para que intentase dar la mejor versión de sí mismo y ocultar sus defectos... pero no hay manera: no puede esconderlos cada vez que abre la boca y suelta una de sus perlas, y además los vemos muy claros a través de los ojos de otros personajes que se cruzan con él. ¿Y cómo es Anton? Antipático, gruñón, cuadriculado, maniático, escéptico, sarcástico, egoísta, egocéntrico, narcisista, amargado... se siente fracasado aunque no quiera reconocerlo, está muy solo, no tiene amigos y apenas se relaciona con su familia. Pero Anton no te cae mal. Tampoco bien, pero comprendes muchas de sus reacciones a lo largo de la historia. Él es su peor enemigo, lo sabes y le das manga ancha, porque también sabes que él mismo se irá dando cuenta conforme pasen las páginas de que buena parte de la culpa de su situación la tiene él, y solamente él. Y quieres ver qué pasa cuando eso ocurra.

¿De qué va la historia? Pues estamos en los días previos al solsticio de verano, que al parecer en Suecia es un pedazo de acontecimiento donde se junta la gente de barbacoa en sus bonitos jardines y tal. Pues en esos días, entre los habitantes del bosque de Tiveden (todos descendientes de brujas) comienza a circular un rumor siniestro al que tiene que hacer frente la reina del bosque, llamada (atención, porque me encanta) la Vieja Gandula (es vieja y es gandula. Tiene sentido xD). Este rumor siniestro tiene forma de un zomer (un espíritu) llamado el Eterno Llorón, y la Gandula, que lo ve crudo porque la magia del bosque está muy debilitada y no pueden hacerle frente, piensa en ofrecerle un sacrificio humano, un trotavías (alguien de fuera del bosque) a ver si lo contenta... y aquí es donde entra el pobre Anton, que sin comerlo ni beberlo se encuentra en el bosque de Tiveden, del que no puede alejarse por mucho que lo intente, haciendo frente a una maldición por la que no dejan de ocurrirle accidentes que tarde o temprano le llevarán a la muerte, y con la única ayuda de Greta y Gunnar, un matrimonio mayor un poco hippy que vive en el bosque y que le atiborra a comida y café cocido.

Además de esta trama en el presente, Anton nos narra mediante flashbacks (y también en primera persona) cómo comenzó su carrera como mago profesional siendo un adolescente, así como su amistad con Sebastian, compañero de actuaciones al principio de su carrera, y su noviazgo con Charlotta. Y esta subtrama es muy importante porque nos desvela por qué Anton es como es en la actualidad. Hace décadas que no habla con estos dos personajes, y su vida sigue girando obsesivamente alrededor de ellos y lo que ocurrió.

El libro tiene para mí dos partes muy diferenciadas. Las primeras cien páginas las lees casi de una sentada; el autor te mete de lleno en la maldición que cae sobre Anton y el mundo mágico y bastante surrealista del bosque de Tiveden con una naturalidad casi pasmosa, además de mucho humor (no de partirte de risa, entendedme, pero hay diálogos absurdos que te sacan la sonrisa aunque no quieras). La segunda parte es más pausada; una vez tenemos planteada la historia asistimos al camino de redención de Anton... o más que redención, de reconocimiento de lo que ha hecho con su vida, lo perdido que está y la persona desagradable en que se ha convertido. Sigue habiendo situaciones disparatadas y diálogos absurdos, pero Anton comienza a plantearse cosas, y esa es realmente la finalidad del libro. Es un antihéroe egoísta que no cae bien a nadie pero que no es consciente de ello hasta que se adentra en esta aventura... un mago escéptico que no cree en la verdadera magia y que sin embargo, no tan a su pesar, acaba dejándose llevar por ella.

Cuando comencé a leer el libro lo hice intrigada por la vitola de literatura feelgood que le precedía; quería ver cómo era este género "a la sueca". Y sí, promueve valores como la empatía, la solidaridad, la amistad, la búsqueda de la felicidad y el estar bien con uno mismo y lo que nos rodea... pero esta historia tiene un punto estrambótico y desenfadado que yo no había leído en ninguna novela del género (supongo que ahí radica lo de "a la sueca" xD). Es un viaje hacia la absolución de un personaje que anda perdido por la vida, que no quiso ni supo perdonar hace muchos años y que optó por apartarse de la gente y no establecer lazos con nadie... pero Johansson nos lo cuenta a modo de hechizo: por las páginas campan a sus anchas la extravagancia, el humor, la magia, los espíritus y seres diabólicos, y unos personajes excéntricos con un punto surrealista que serán los encargados de sacar (si pueden) lo mejor de Anton.

Puede parecer que os he contado mucho y os aseguro que no os he destripado nada, porque Anton pasa muchas peripecias en el bosque de Tiveden (y alrededores) de las que no os he dado ni una sola pincelada. Es una historia diferente que te hace sonreír y recapacitar a partes iguales sobre algunas decisiones que tomamos en la vida y cómo nos condicionan para siempre... de esas historias que entre lecturas más sesudas cumplen su función de entretenerte y sorprenderte, porque muchas veces no hace falta nada más. Y encima es tan original que se queda contigo, no se pierde entre la marea de lecturas que acaban pareciéndose demasiado unas a otras. Ni mucho menos es perfecta, que de esas hay pocas... pero tiene magia. De la de verdad, la que no necesita trucos.


Lars Vasa Johansson, escritor y guionista, ha creado algunas de las series y largometrajes de más éxito de la televisión sueca. Autor de populares novelas para jóvenes en colaboración con Petrus Dahlin, trabaja, además, como productor de series y películas en el Reino Unido.

También es batería del grupo Pontus & Amerikanerna.

20 comentarios:

  1. No me importaría leer algo de feelgood "a la sueca". Aunque estrambótico, tiene buena pinta.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta MH,

    Creo que ahora mismo necesito un poco de magia en mi vida. Es un libro que ya me llamó la atención cuando leí su sinopis en mi librería favorita, pero no quise añadir novedades a los que ya tengo...
    Me recuerda un poco al mago de Oz en la última versión que se hizo de la película (de como el mago se convierte en mago de Oz)... Y que esté ambientado en Suecia también me gusta...

    Esperaré a que alguien lo done a la bibioteca o que se sortee por algún blog... ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola, desde que descubrí esta novela tenía ganas de leerla, pero también tenía mis dudas porque no sabía muy bien lo que podía encontrarme. Tu reseña es la primera que leo de este libro y he quedado encantada con ella. sin duda, quiero leerlo. Gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  4. No me convence, no me atrae suficiente y la premisa de este año es llevarme sólo lo que me llame mucho.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. Me gusta el rollito de los magos, así que no lo descarto para nada :)

    ResponderEliminar
  6. Me encantan estas historias!!! Cuando un libro huele a soplo de aire fresco me hacen los ojos chirivitas, y es que me aburre muchísimo ver siempre los mismos libros y autores por todas partes.
    Me lo llevo!

    Besukis 💋💋💋

    ResponderEliminar
  7. Pues tiene buena pinta... lo tendré en cuenta. Muy buena reseña.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. La portada y el título tiene algo que me encanta y la trama. Y luego ya con tu opinión pues creo que me apetece más., no me espero lo que dices, una lectura perfecta pero si que tenga magia
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Ay qué chulo. Esto me lo llevo. Pero ¿cómo es.eso de va a ser verdad que la magia existe? ¿Es que alguien lo duda?
    Soy muy fan de la otra magia y me han entrado ganas de perderme en ese bosque.
    Tampoco pierdo de vista que sea novela de pasar el rato, para no liarla buscando lo que no hay.
    Ay el Sebas y la Charli que los veo venir...
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Eso de "a la sueca" no lo había oído en mi vida (hacerse la sueca si, jeje) pero voy a dejar pasar la novela porque no termina de convencerme. Besos

    ResponderEliminar
  11. No lo veo para mí, lo dejo pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Lo vi entre las novedades y me atrajo, pero no me atreví...Después de leerte no tengo muchas dudas, me parece una novela con mucho encanto. No sé si será la magia, ese humor sutil o la evolución de un personaje tan rarito...pero me has convencido ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Pues no había escuchado nada de este libro, ni de su autor. Me ha hecho tilín ese aura excéntrica que se desprende de lo que nos cuentas, y me intriga la etiqueta feelgood, ya lo sabes. Por cierto, que el otro día leí que los daneses tienen una filosofía de vida que se llama Hygge que es lo más parecido al feelgood de la literatura británica :-)
    Sí que es bonita la defición de magia de la RAE, tienes toda la razón. En fin, que tendré que conocer al amigo Anton. Ah, y que mientras leía la reseña me venía a la mente "Los últimos años de la magia", de José Antonio Fideu, que si no te he recomendado ya, te recomiendo ahora. Un beso y gracias por el descubrimiento.

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa!
    No lo conocía pero me gusta mucho lo que cuentas, no me importaría darle una oportunidad aunque por otra parte no se si a no entrar dentro de lo que suelo leer terminara de gustarme.
    Fantástica reseña!

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
  15. Pues me dejas con curiosidad por este feelgood a la sueca. Lo tendré muy en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. No pinta mal pero creo que no lo disfrutaría tanto como tú

    ResponderEliminar
  17. Pese a tu atractiva reseña, no me termina de convencer. Besos.

    ResponderEliminar
  18. A mí hoy no me atrae lo suficiente como para sumarlo a la lista. Muchas gracias por vuestra reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. No sé. Veo que te ha gustado muchísimo pero a mí no me llama tanto la atención. Me parece que lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar
  20. No ho sé. La portada y el título me habían encandilado, además, un protagonista como el que mencionas tiene buena pinta. Pero la trama...no me termina de parecer interesante. Leeré más reseñas y ya veremos.

    ResponderEliminar