viernes, 29 de diciembre de 2017

MINIRRESEÑA (by MH) ::: NOCHEBUENA - Nikolái Gógol




Título original: Ночь перед Рождеством (Noch péred Rózhdestvom) 
Autor: Nikolái Gógol
Editorial: Nórdica
Traducción: Marta Sánchez-Nieves 
Páginas: 115
Fecha publicación original: 1832
Fecha esta edición: noviembre 2017
Encuadernación: rústica con sobrecubierta
Precio: 9,95 euros 
Ilustración de cubierta: Alberto Gamón


Noche antes de Navidad en la idílica aldea ucraniana de Dikanka. La kutiá y el vodka ya están en la mesa, y los jóvenes van de puerta en puerta cantando las koliadki. Todo está listo para la Nochebuena, pero el diablo hará de las suyas… Decide robar la luna, dejando así la aldea a oscuras. Las estrellas iluminarán una historia de amor que comienza.

Gógol vuelve a mostrarnos su capacidad e ingenio para deleitarnos con una bella historia popular que, en realidad, es una radiografía de las clases sociales en la Rusia zarista, a la vez que critica la superstición y calibra la moralidad de los altos estamentos y de las jerarquías eclesiásticas.



Vamos con la segunda minirreseña navideña, y en este caso cambio completamente las tornas y la localización, porque además de irnos a un pueblecito de Ucrania, estamos ante una novela titulada Nochebuena, que efectivamente está ambientada durante esta noche previa a la Navidad pero que quizás es la menos navideña de las cuatro minirreseñas que os voy a traer. A mí me ha fascinado y sorprendido a partes iguales... supongo que porque esperaba algo totalmente distinto a lo que me he encontrado y lo que me he encontrado me ha parecido una joyita.

Noche antes de Navidad en Dikanka, un pueblecito ucraniano. Mientras sus habitantes se reúnen para celebrarla, o recorren sus calles cantando koliadki para alabar a Cristo, si miramos al cielo podremos ver dos cosas: por un lado, una bruja que sale volando en su escoba de una de las chimeneas de la aldea y se pone a robar estrellas del cielo; por el otro, un diablo que ha decidido robar la luna para enseñar a pecar a las buenas gentes y, sobre todo, fastidiar los planes del herrero, que ha pintado un mural en la iglesia del pueblo ridiculizando a los de su especie. ¿Qué planes del herrero son esos? Acudir a casa de su enamorada, una hermosa jovencita engreída que pasa mucho de él... pero para verla necesita que su padre abandone primero la casa porque no se llevan muy bien, cosa que el susodicho padre no hará si el pueblo se ve inmerso en la negrura más absoluta... ¿entendéis ahora por qué quiere el diablo robar la luna? Pero mientras la roba, se queda prendado de la bruja y se va a su casa con ella... y la cosa empieza a liarse mucho, porque no solo el herrero tiene que lidiar con la muchacha creída, el padre y el diablo, sino que en casa de la bruja también se lía parda porque digamos que más valen cien pretendientes en mano que uno volando.

Si leéis la segunda parte de la sinopsis parece un libro súper serio y de verdad que no, más bien todo lo contrario. Que ese análisis del microcosmos de una aldea ucraniana y de la Rusia zarista no os eche para atrás; sí, el autor se burla de los piadosos habitantes de Dikanka, de las costumbres y creencias populares, de la propia iglesia, de la omnipotente Rusia a la que Ucrania estaba integrada en aquella época... pero lo barniza todo con una pátina de humor e ironía que se implementa perfectamente en la trama festiva (por la cuenta que le traía, que en aquellos tiempos no estaba la cosa para criticar abiertamente).

Narrado del tirón, sin división en capítulos, esta historia está ambientada en Nochebuena pero es más bien un cuento lleno de magia (de la de los hechizos, me refiero, aunque también tiene mucho de la otra), enredos, fantasía y sátira (amable) con la eterna lucha entre el bien y el mal (aplicable a muchas cosas en la novela) contada de una manera divertida, las típicas cosas de la vida en una comunidad (trifulcas entre vecinos, infidelidades, enoramoramientos no correspondidos...), y un diablo que pretende ser malvado en su última noche en la tierra antes de que nazca Jesucristo y al que acaba pasándole de todo porque absolutamente nadie le toma en serio. Para quien prefiera leer algo navideño que se aleje de las lecturas típicas de estas fechas, es su libro. Muy, muy recomendable (¡con ilustraciones hubiese sido la repanocha!).

Nikolái Gógol (Soróchintsi, Ucrania, 1809 - Moscú, 1852). Escritor ucraniano en lengua rusa. Hijo de un pequeño terrateniente, a los diecinueve años se trasladó a San Petersburgo para intentar, sin éxito, labrarse un futuro como burócrata de la administración zarista. Entre sus primeras obras destacan Las veladas de Dikanka, Mirgorod y Arabescos.
En 1836 publicó la comedia El inspector, una sátira de la corrupción de la burocracia que obligó al escritor a abandonar temporalmente el país. Instalado en Roma, en 1842 escribió buena parte de su obra más importante, Almas muertas, donde describía sarcásticamente la Rusia feudal. También en ese año publicó El capote, obra que ejercería una enorme influencia en la literatura rusa.

14 comentarios:

  1. Apuntado¡¡¡ Me gusta leer libros relacionados con la navidad en estas fechas y creo que este puede ser un buen libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Parece un libro digno de ser descubierto, no lo conocía pero gracias por monstrárnoslos, tomo nota.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  3. Este autor lo tengo más que apuntado hace tiempo y varias de sus novelas, tengo que decidirme de una vez a conocerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. A mi también me hubiera engañado el título. Creo que por lo que has contado me encantaría.Prometo buscarlo y esto no es mentira jajaja

    ResponderEliminar
  5. Los cuentos de Gogol son fantásticos, lo leí por primera vez de cría y desde entonces es uno de mis favoritos.
    Qué bonito chicas!

    Feliz año nuevo! 🎊🎉🍾🥂

    ResponderEliminar
  6. Jajajanajaja!! Lo tuve en mis manos y estuve a punto de sortaerlo para el segundo aniversario, pero se me antojó que no seria el típico cuento navideño y que no gustaría...
    Y creo que acerté de pleno en la primera creencia... Eso sí, no me esperaba algo tan disparatado... No he leído nada del autor, y ¡oye! Éste me parece idóneo para un primer acercamiento... ¿Y de verdad pasan tantas cosas en ese minilibro?
    Muy chulo...;)

    ResponderEliminar
  7. He escuchado cosas muy buenas del autor pero todavía no he leído nada de él. Quizás en el 2018...
    La historia parece divertida y diferente a lo que suelo leer, además le estoy cogiendo el gusto a estas historias cortitas que se leen de un tirón. Anotado MH ;)

    Para las dos, como ya no creo que volvamos a hablar por aquí, os deseo una buena entrada de año chicas, llena de historias bonitas y de lecturas por compartir. FELIZ AÑO CORAZONES!!

    ResponderEliminar
  8. Pues tendré que leerlo, porque suena interesante y no suelo leer muchos relatos cortos, y además por estas fechas es lo que más apetece. Cuentos navideños y libros clásicos. Ese tono satírico del que hablas me tienta mucho, o lo del diablo haciendo "diabladas", valga la redundancia, en el último momento. Como siempre, descubriéndome obras que de cualquier otro modo ni hubieran llamado mi atención :) Thanks. Y feliz año ya que estamos, que hasta entonces no creo que nos leamos...

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Pues aunque a mí me gustan los típicos cuentos navideños, este me.gustaría para leer en cualquier momento. Los rusos tienen un punto muy raro que mola mucho aunque a veces se pasen con el drama. Ya os contaré si lo leo.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Pues no esperaba esa historia con ese título. Y me dejas con muchas ganas. A ver si me estreno prontito con este autor. Feliz año!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Hola, MH:

    Vaya, qué cositas descubres. De verdad que me alucinas. Parece un cuentecito ideal para estas fechas. ¡Gracias por la reseña!

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
  12. Ains, Gogol es uno de mis eternos autores clásicos pendientes de lectura. Y este título que nos presentas me resulta atractivo. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, me ha sorprendido que tuviera ese toque de humor. No ho sé, lo pensaré si lo veo por ahí ;)

    ResponderEliminar