lunes, 31 de julio de 2017

MES JANE AUSTEN (by MB & MH) ::: RESEÑA ::: ORGULLO Y PREJUICIO



Título original: Pride and Prejudice
Autora: Jane Austen
Editorial: Alba (colección Clásica Maior)
Traducción: Marta Salís
Páginas: 424
Fecha publicación original: 1813
Fecha esta edición (3ª) julio 2011
Encuadernación: cartoné con sobrecubierta
Precio: 28 euros 
Ilustración de cubierta: Fresco de un pavo real (siglo XVII, Palazzo Spada, Roma)
Ilustraciones interiores: Hugh Thomson
El señor y la señora Bennet tienen cinco hijas, y el único objetivo de la madre es conseguir una buena boda para todas. Dos jóvenes ricos, el señor Bingley y el señor Darcy, aparecen en ese ambiente e inmediatamente se ven señalados como posibles maridos. La heroína de la novela es Elizabeth, la segunda hermana, inteligente, perspicaz, consciente de su valor, y algo rebelde. El opresivo ambiente de la familia, la presión del matrimonio, la diferencia de clases, el fantasma de la pobreza y la delicada sensibilidad de una heroína decidida, pero no libre de errores de juicio y dudas de comportamiento, se conjugan para crear una obra maestra leída a lo largo de más de dos siglos.

A mí me corresponde iniciar esta reseña que, por primera vez en el blog, será conjunta. Eran cinco novelas, número impar, así que decidimos que la más famosa, querida, apreciada y valorada de las obras de Jane iría con nuestras dos voces... y a ver qué nos sale. Podríamos hacerlo en plan poli bueno-poli malo (bueno, algo de eso habrá), pero tampoco queremos que salga demasiado blanco-negro, así que saldrá lo que tenga que salir y cada una dirá lo que crea conveniente decir. Será una charla de cafetería, de las que en realidad tenemos nosotras cuando nos juntamos a tomar un café y nos ponemos a hablar sobre tal o cual libro que hemos leído; en unas cosas coincidimos, en otras no... y ahí está la magia de la literatura, y de hablar sobre ella. Yo, de todos modos (y me presento, soy MH, que no he dicho nada...), me encasqueto armadura y yelmo, por lo que pudiera caer, que veo venir los golpes...

¡MB, a por O&P! ¡Sin presión! xD 

Recojo el testigo de la conversación y, como casi siempre, estoy de acuerdo con MH, porque además de grandes lectoras somos grandes amigas. Esta reseña es un poquito especial pues, tal y como yo la veo, además de MH y servidora me gustaría que todos nuestros grandes amigos, vosotros, que nos estáis acompañando a lo largo de este caluroso homenaje con vuestras reseñas y comentarios, opinéis y digáis todo, pero todito todo, lo que opinéis sobre este libro en cuestión o sobre cualquier otro de Jane Austen, pues en mi caso estaría encantada de que se convirtiera en el broche de oro de nuestro mes especial con todas las aportaciones de esas mentes brillantes, inteligentes y sensibles que se reúnen y se aglutinan en nuestra blogosfera.

Así pues... adelante, estáis invitados a quedaros por Netherfield.

Vamos a la chicha. Qué puedo decir de O&P... hubo un tiempo que lo leía dos o tres veces al año, y nunca, nunca, me cansaba. Fue el libro que me introdujo en el maravilloso mundo de Jane Austen, y creo que fue el libro adecuado con los años adecuados. Más tarde, con el paso del tiempo, descubrí que Jane Austen había escrito otros libros iguales o mejores que O&P, pero no fue hasta mucho después, porque yo era tan feliz en mi bucle austeniano.

Si una cosa tiene buena cumplir años es que ellos te hacen ver las cosas o las formas con diferente perspectiva, así como dar el justo valor que tu madurez permite, y en una de las últimas relecturas de O&P de alguna manera humanicé a todos los personajes: los malos no me parecían tan malos, y a otros los bajé de su pedestal para atribuirles cualidades humanas que lejos de desmerecerlos hacía que los comprendiera y entendiera de una manera cercana. 

Creo que podría afirmar exactamente lo mismo (que fue la novela con la que conocí a Jane, que fue mi favorita un tiempo, y que los años te hacen darte cuenta que otras novelas suyas, opinión personal, son incluso mejores) salvo en una cosa: yo también he bajado de su pedestal a algún que otro personaje, pero en mi caso ha sido para tener peor concepto. Pero voy a intentar mantener la armadura intacta aunque sea algún párrafo más xD. ¿Esbozamos un poco la novela? Que no todo el mundo la conoce ni tiene por qué haberla leído.

En Longbourn habita la familia Bennet, compuesta por un matrimonio muy dispar (él muy inteligente y sarcástico pero muy pasota, ella una insufrible cuya única meta en la vida es cotillear con los vecinos y casar a sus hijas antes que ellos), y cinco hijas, de las cuales solo las dos mayores, Jane y Elizabeth, poseen dos dedos de frente. Pronto se conoce en la vecindad que la mansión de Netherfield ha sido alquilada por el atractivo y adinerado señor Bingley, y cuando junto a él llegan sus dos hermanas, la señorita Bingley y la señora Hurst, además del altanero y antipático señor Darcy, comienza realmente la trama de la novela. ¿Conseguirá la señora Bennet maridos para sus hijas entre los habitantes de Netherfield?

De momento lo dejo así que si no esto se alarga hasta el infinito. ¿Qué tendrá la historia de Lizzy Bennet y Fitzwilliam Darcy para enamorar y atrapar a millones de personas desde hace 200 años? Que por cierto, a pesar de la creencia popular, no es que uno posea orgullo y el otro prejuicios... estos defectos los llevan los dos de serie :)

¡Ay! Lizzy y Darcy... qué historia tan maravillosa. Hubo un tiempo en el que yo era Lizzy. De todas las heroínas de todos los tiempos, para mí Lizzy era la primera; reunía todos los elementos que una heroína debía de tener: inteligencia, perspicacia, una belleza tolerable... pero sobre todo era la mujer pizpireta e inteligente que en un principio sabía lo que no quería y después tuvo muy claro lo que le era más conveniente.

El orgullo y los prejuicios son cualidades que Jane Austen reparte unas veces más y otras menos entre nuestros protagonistas, pues tanto Lizzy como Darcy son muy sensibles a los comentarios que se realizan respectivamente. Por eso a lo largo de la novela vemos que en principio Lizzy no resulta demasiado atractiva para Darcy, y a su vez para ella Darcy es un tanto pedante y engreído. Pero a mi juicio, si hay una persona verdaderamente superior, esta es Lizzy, pues es la que se queda con el premio gordo, conservando y mejorando por tanto su estatus social y, al mismo tiempo, va dejando sin voluntad a Darcy después de haberle dado unos baños de realidad... una voluntad que va desapareciendo y diluyéndose a lo largo de toda la novela. Tal vez sea el amor u obcecación que siente por nuestra protagonista.

Ahora conforme han pasado los años, vislumbramos en nuestra Lizzy (además de todas esas buenas cualidades que le presupone su padre, el señor Bennet, y que tal magistralmente le dio Jane) que la sutil manipulación que va tejiendo alrededor de Darcy va dando sus pequeños frutos, y que esos pequeños pasos hacen que este pierda todo su deber de cuidado, dejándose en el camino el corazón y la voluntad. ¡Ay, Darcy! Tan preocupado por tu amigo el señor Bingley, por si lo cazan o no, y tú te enredas en ese hilo fino y suave que te atrapa y atrapa... 

Qué mala eres, MB... ¡sabes que leyéndote tanta alabanza a Lizzy Bennet me están chirriando los dientes! ¡Provocadora!... jajaja. Pues nada, toca hacer uso de los dichosos yelmo y armadura. Lo confieso: adoré a Lizzy Bennet en la primera lectura, cuando era casi una cría, porque me veía reflejada en ese orgullo respondón y autosuficiente... y con cada relectura, años por medio, mi opinión sobre este personaje ha ido devaluándose... no veo su forma de comportarse y sus sentimientos como los veía hace taitantos años.

Para que nos entendamos (y veo venir de lejos los golpes que me van a caer... tened misericordia), en este libro hay cuatro personas enamoradas: tres lo están de otro ser humano, y la otra lo está de una mansión llamada Pemberley rodeada de bosques y jardines, y luego si eso de Darcy. Y Jane Austen, que era lista como el hambre y no quería que tuviéramos mala impresión de su Lizzy, pone esta misma observación en boca de su personaje hacia el final del libro, como diciendo: "bueno, si lo digo como si fuese broma lo mismo cuela". ¡Pues no, no cuela!... jajaja. 

Me sentí muy, muy sola con esta incomprendida opinión entre un mar de adoración masiva a este personaje hasta que se estrenó la película "Miss Austen regrets" ("Jane Austen recuerda" en la maravillosa traducción al castellano). En ella, Charles Haden, el médico interpretado por Jack Huston, le dice exactamente lo mismo a Jane Austen a la cara (que le parece curioso que Lizzy solo se dé cuenta de que está enamorada de Darcy después de ver lo grande que es Pemberley), y la sonrisa que ella pone, que no defienda a su personaje, me quitó un peso de encima. Si una producción británica de la sacrosanta BBC, en un homenaje a Jane, se atreve a aventurar algo así, es que no es solo opinión mía y no estoy tan sola en el mundo como creía. Respiré tranquila después de ver la película... jajaja.

Que conste que no juzgo a Lizzy, pero lo que es, es: el único que está enamorado hasta las trancas, con sus mil defectos, es Darcy. ¡No os enfadéis conmigo quiénes adoréis a Lizzy, plis! Yo también la adoré en su día, hasta que otras heroínas Austen comenzaron a parecerme muy superiores en sentimientos y acciones. Si hasta sus propios tíos comentan en la novela que se nota mucho más enamorado a Darcy que a ella... pero bueno, que como todo en esta vida, solo es una opinión. La historia para mí sigue siendo la misma, adoro la evolución de la relación entre estos dos personajes, solo que no lo veo todo tan de color de rosa como hace unos años.

Eres muy mala, sabes que si me tiras de la lengua con esto me explayo que da gusto, así que cambiemos de tercio... jajaja. El humor viene en buena medida en la novela de la mano de la señora Bennet, aunque a mí siempre me ha tirado más la ironía y el sacasmo del señor Bennet. Es sin duda la novela con más humor de Jane, ¿verdad? Las apariciones del repelente señor Collins son apoteósicas :)

¡Esa es mi MH! ¿Has visto que tranquilica te has quedado? No hay nada como expulsar todos los sapetes... ahí fuera, fuera. 

Como último apunte, no me gusta dejarte sola con tu opinión pero, por muchas veces que haya leído O&P, siempre pienso lo mismo: Darcy no sería Darcy si no hubiera tenido a una Lizzy espabilada e inteligente. Y si algo admiro de este personaje, como te conté hace poco, es su arribismo... ya me gustaría que se me pegara un poquito, que yo también me iría a Pemberley con Darcy... jajaja. Lizzy no tiene otra alternativa; no es lo mismo casarse con el señor Collins, aunque reconozco que este personaje tiene su gracia. 

Nuestra heroína lo es por lo espabilada que nos ha salido, teniendo en cuenta que esta historia cuenta con doscientos años. Ahora sucedería como en la serie de la ITV, Lost in Austen: puede que Lizzy prefiriera ser canguro en el Londres actual que vivir en Pemberley con Darcy.

Entre el señor y la señora Bennet, mi personaje favorito es sin duda el de la señora Bennet... pero con diferencia. Entiendo que no se la comprende, pero el papel del señor me recuerda tanto a lady Bertram de Mansfield Park... todo indulgencia y pereza; así ya se puede ser bueno y sarcástico. Esta buena señora se echa a sus honorables espaldas nada menos que el destino de todas sus hijas, que no es una ni dos sino unas cuantas... todas ellas diferentes y singulares, unas más guapas y otras más listas, y otras para esos tiempos ni lo uno ni lo otro.

Que tiene malos modales, que es un poco vulgar, ¿pero qué hace ella? Intentar colocar a sus hijas donde puede y como puede. ¿Que hay un regimiento? Allá que va. ¿Que hay un baile? Ahí está. ¿Que nuestro querido Netherfield se ha alquilado? Ya se preocupa ella por quién y con quién... pero siempre con un objetivo: que sus hijas cumplan con su destino, casarse. Ahora mirándolo con nuestros ojitos un tanto miopes, podemos ver que es una señora un tanto vulgar,  pero su carga es muy pesada, ¿y qué hace su buen señor? Nada, ridiculizarla y ayudarla más bien poco... así se puede.

¡Si tú misma dices que Lizzy es una arribista! Me das un poco (bastante) la razón... jajaja. 

Sobre el señor Bennet, qué le voy a hacer si me hace sonreír... yo creo que el incomprendido es él. La señora Bennet es la que cae bien y hace reír a todo el mundo, es el personaje cómico de la novela favorito de casi todo el que la lee, y mi maravilloso señor Bennet queda tapado entre tanto dolor de cabeza y verborrea sin fin (recordemos que con mucho salero es él quien impide que Lizzy se case con el señor Collins... si no fuese por él, a ver en qué quedaría O&P... jajaja). Con esa fina ironía, a mí me parece que representa a la perfección mi adorado humor británico... mucho más que la señora Bennet. Por cierto, me has recordado que tengo que volver a ver Lost in Austen... lo mismo luego la reseño.

Vamos a ir finiquitando esto, que a este paso os tenéis que poner un té y unas pastas para leer la reseña. Me releo, y no quiero dar una impresión equivocada (ni que l@s fanátic@s de este libro me coman viva sin motivo xD). Adoro Orgullo y prejuicio, la historia, los personajes, y es una obra maestra de la literatura universal de la que 200 años después estamos hablando con un pasión infinita en todo el mundo, y que sigue enamorando a lectores que la leen por primera vez. Si pudiésemos viajar en el tiempo y contarle a Jane Austen lo que todas sus novelas, y especialmente esta, transmiten y emocionan dos siglos después, no podría creerlo. Solo digo que, con el paso de los años, mi valoración sobre la obra de Jane y sus personajes ha ido cambiando, y que igual que el orden de preferencia de sus libros no es el mismo ahora que cuando los leí por primera vez, también mi opinión sobre sus personajes ha sufrido altibajos, algo que estoy intentado transmitir con todo el respeto del mundo. 

Así que me repito... ¡adoro Orgullo y prejuicio! ¡Prometido! ¿Que Lizzy Bennet no me parece tan estupenda como a todo el mundo? ¿Que me cuesta creer, tal y como sucede todo, eso de "ay, estaba enamoradísima y no me había dado cuenta"? ¡Que más da! Una cosa no quita la otra. Sin Lizzy no tendría sentido O&P, me parece un personaje fantástico y las escenas que comparte con Darcy son lo mejor de esta historia; yo me identificaba totalmente con Lizzy hace muchos años... pero con las relecturas he ido viendo aristas que antes no había visto. Y me parecen muy respetables esas aristas, que conste; repito que yo no juzgo a la buena de Lizzy, pero el que muestra firmeza de carácter, constancia y amor, con sus orgullos y prejuicios, es Fitzwilliam Darcy. De principio a fin. Sobre los sentimientos de ella se podría hablar largo y tendido. Solo digo eso. Y me callo. Estoy cavando mi tumba, pero si dijese lo contrario a lo que estoy diciendo, mentiría. No me odiéis xD.

Oye, MB, habría que decir algo de Wickham, ¿no? Te lo dejo a ti, que yo ya me he pasado de cupo. Por mi parte... ¡¡gracias mil a todos los que nos habéis leído y acompañado durante estas cinco semanas por aguantar estoicamente esta sobredosis austenita a 40 grados a la sombra! ¡Ya queda menos! ¡Besote enorme! ¡Y no me pongáis muchas velas negras! xD

Como siempre, MH, tienes razón en todo, ¡ya tú sabes!

Qué voy a decir,  ME ENCANTA LIZZY BENNET, con todo y por todo. Tal vez me pase como a Darcy en su primera declaración: a pesar de todos los contras él era un proLizzy, y yo también lo soy... jajaja.

Otra cosa. Los prejuicios no van conmigo; me encanta la flexibilidad, pues ante todo cultivo las cualidades de empatía y argumentación. Quién sabe si para otra reseña mi pensamiento puede que haya cambiado... o no; el tiempo lo dirá.

Esta es mi opinión, una de tantas que ha habido en estos doscientos años. Para los que la compartimos como para los que no, entiendo que siempre hay una celebración; celebramos que amamos a Jane Austen, nuestra autora preferida, quien supo crear tantos y variados personajes. Cada vez que lees una de sus novelas intemporales y eternas, conectas con ellos de una forma pasional y especial.

Se me olvidaba: de Wickham poco tengo que decir. Me parece que la única función que tiene en la novela es conectar y desconectar a nuestra pareja. Sin embargo en la serie de Lost in Austen es uno de los personajes que más me atrae... como dije en otra reseña, es que Jane Austen da para mucho, para interpretarla y reinterpretarla. En la novela, Wickham tiene un papel poco noble, que comparándolo con Darcy hace que este último brille y brille de tanta blancura y resplandor.

Ya solo queda, daros de mi parte las GRACIAS A TODOS los que nos habéis acompañado a lo largo de este caluroso homenaje; creo que Jane Austen estaría contenta. Por mi parte lo he dado todo... y como todos sabéis a estas alturas, Netherfield siempre está abierto, nunca cierra para vosotros, nuestra familia de la blogosfera.

Besossss y nos seguimos leyendo.

I'm back!!  jajaja. Me redespido solo para decir que todavía queda la reseña cinéfila... jajaja. Que parece que estamos finiquitando el homenaje ¡y NO!, todavía os queda por soportar el último bastión austenita. El miércoles sorteo de libro + dvd de la miniserie de 1995, y el viernes reseñas tanto de la miniserie de 1995 como de la película de 2005... ¡Y os dejaremos en paz con Jane Austen por siempre jamás... o no!

¡Besote! 



Jane Austen (Steventon, 1775-Winchester, 1817). Novelista británica. Séptima hija de una familia de ocho hermanos, su padre se encargó personalmente de su educación. En 1801, los Austen se trasladaron a Bath y luego a Chawton, un pueblo de Hampshire, donde la escritora redactó la mayoría de sus novelas. Apacible, sereno y equilibrado es su modo de escribir, y describe con sutil ironía el ambiente de la clase alta rural del sur de Inglaterra. El interés de sus obras reside en los diferentes matices psicológicos de sus personajes, y en la descripción, con una buena dosis de crítica, del ambiente social en que sitúa a sus protagonistas, que no es otro que el suyo propio, el de la burguesía acomodada.

viernes, 28 de julio de 2017

MES JANE AUSTEN (by MH) ::: TV ::: EMMA (2009, BBC)



Título original: Emma
Año: 2009
Duración: 4 capítulos x 50 minutos
País: Reino Unido 
Director: Jim O'Hanlon
Guión: Sandy Welch
Basada en una novela de: Jane Austen

Reparto: Romola Garai, Jonny Lee Miller, Michael Gambon, Rupert Evans, Louise Dylan, Jodhi May, Blake Ritson, Tamsin Greig

Miniserie de TV de 4 capítulos. Emma Woodhouse (Romola Garai), una joven hermosa, inteligente y rica, está convencida de que tiene un don especial para ejercer de casamentera después de haber apoyado los felices matrimonios de su hermana mayor y de su institutriz. No le importa que el Sr. Knightley intente demostrarle que ella, en realidad, no tuvo nada que ver con esas bodas. Ofuscada por ese don inexistente, se enzarza en un juego peligroso y persuade a su amiga Harriet Smith (Louise Dylan), una joven hermosa, pero de clase social inferior, para que rechace la atractiva propuesta de matrimonio de un granjero del pueblo.
 
. 


He dudado mucho sobre qué versión traeros; si alguna de las dos que se hicieron en 1996 (una cinematográfica, la otra una adaptación para la televisión británica), o esta miniserie de 2009, que hasta la fecha es la última versión de la novela. Y las dudas vienen porque ninguna es perfecta, todas tienen cosas mejores y peores, y si de mí dependiese, haría una mezcla de todas y cada una de ellas para formar mi adaptación ideal. De hecho llegué a plantearme traeros las tres, pero los milagros con el tiempo tienen un límite :)
Al final me he decidido por esta porque al ser miniserie quizás es la más completa y es una excelente adaptación, aunque tiene unos cuantos "peros". Voy al grano.

¿Cosas buenas que tiene esta adaptación? Muchas, muchísimas. Sus 4 capítulos y 200 minutos de metraje dan para mucho y para abarcar el 90% de lo que ocurre en la novela, que es lo que más se echa de menos en las películas de apenas 90 minutos. Todo lo que tiene que estar, está, e incluso aparecen diálogos exactos al libro. Hay muchísima luz, la fotografía es fantástica, y si se me permite la nota friki de turno, en este caso confieso mi adoración por los vestidos de Regencia, y el vestuario de esta miniserie es absolutamente f-a-b-u-l-o-s-o; los vestidos que luce Romola Garai son todos para llevártelos a tu casa de lo bonitos que son. En cuanto a la historia, en su mayor parte se ajusta a la perfección a la novela, y solo introduce algunos cambios: unos me han gustado, otros no tanto (de estos os hablo más abajo). Lo que me ha gustado sobre todo es que han sabido plasmar en pantalla la evolución de la relación entre Emma y el señor Knightley, porque en el libro hace falta una relectura para captar muchos detalles en este aspecto, y aquí lo hacen más evidente... sigue siendo sutil, pero evidente. Puede parecer contradictorio, pero no.

Los actores en su mayor parte están muy bien escogidos. Michael Gambon sobre todo como el señor Woodhouse está soberbio. Blake Ritson como el señor Elton también está fantástico, y la actriz que hace de Harriet Smith también cumple muy bien con su papel. Me gustan menos Jodhi May como la señora Weston (que se pasa la miniserie con una media sonrisa torcida en la boca, sea cual sea la circunstancia), y la actriz que hace de Jane Fairfax, que se parece a la de la novela en básicamente nada. Hay otro personaje que no me gusta ni un pelo, pero vuelvo a emplazaros a leer más abajo para descubrirlo xD.

Debería hablar de Romola Garai, que para eso es Emma, protagonista absoluta, ¿no? Es que debo confesar que ninguna de las tres Emmas más famosas me parecen Emma al 100%, pero bueno, si tengo que escoger entre Kate Beckinsale, Gwyneth Paltrow y Romola Garai, obviamente la Emma de Romola gana por goleada. A ver, que es una buena Emma, no me entendáis mal, pero a veces peca de un poco exagerada en sus gestos, sobreactúa un pelín en algunas escenas. Pero sí, en líneas generales le doy un 8 sobre 10 :)

Vamos con los "peros".

¿Cuáles son los "peros" que comentaba arriba? Bueno, los hay chiquitines y uno no tan chiquitín. Los chiquitines son más bien cosas mías, cambios que no me gustan: el señor Elton no se avergonzaba de su esposa como se muestra en esta versión, sino más bien todo lo contrario, se enorgullecía de ella; la relación entre Emma y Jane Fairfax ni de lejos es tan buena y cercana como se muestra aquí, sino también todo lo contrario (de hecho buena parte de los remordimientos de Emma a lo largo de toda la novela son sobre este asunto), y más bien parece que quieren hacer a Emma más agradable y empática de lo que realmente es, quieren que le caiga mejor al espectador... Son tonterías sin importancia, pero teniendo en cuenta lo muchísimo que se ajusta la miniserie al libro en general, no veo necesarios estos cambios, la verdad.

Estos son los "peros" chiquitines... ¿cuál es el "pero" gordo? Jonny Lee Miller como el señor Knightley. No veo al señor Knightley en este actor... actor que reconozco que nunca, jamás, me convence en nada de lo que hace, y para mi desgracia sale en varias adaptaciones de Jane Austen. Quizás es prejuicio mío, no lo negaré, pero no me gusta, sorry. Parece de la misma edad que Emma/Romola, en ningún momento se ven esos 16 años de diferencia que le deberían otorgar una madurez y una sensatez que ella no tiene, ni se ve la adustez que tiene el personaje original... es como muy "guay", muy "molón", para ser el señor Knightley, no sé cómo explicarlo. También creo que si no se conoce al Knightley original pocas pegas se le pueden poner, las pegas vienen cuando sí se conoce al personaje literario y se percibe la poca semejanza... o también puede ser que al resto del mundo le dé igual que no se parezcan y solo me toque las narices a mí. El caso es que no me gusta... jajaja.

En las otras dos versiones que comento al principio, el personaje está interpretado por Mark Strong (que se pasa de severo pero me sigue gustando más que Miller), y Jeremy Northam, para mí el mejor Knightley ever. Esta miniserie que hoy reseño, con un Knightley como el de Jeremy Northam, rozaría la perfección... Jeremy, siempre serás Mr. Knightley en nuestros corazones austenitas :)

Me dejo de tonterías... jajaja. En resumen, que estas peguillas no opaquen mi opinión sobre la serie, que me parece maravillosa, totalmente recomendable y que debe ser visionada por todo aquel que le guste no solo Jane Austen, si no las producciones de época en particular y una buena serie en general. La BBC es sinónimo de calidad en cuanto a este tipo de adaptaciones, y se lucen siempre que da gusto. Creo que esta es la tercera vez que la he visto, y la veré las veces que hagan falta.

Os dejo con el opening, que es requetebonito hasta decir basta :) y siento si sale mal estructurada la reseña, pero no sé por qué blogger está hoy peleón y no me cuadra las imágenes :(

                            

miércoles, 26 de julio de 2017

GANADOR ::: SORTEO "MANSFIELD PARK"

¡Muy buenos días!

¡Ya estamos a jueves! Así que toca desvelar al ganador o ganadora del sorteo que terminó ayer de UN EJEMPLAR EN PAPEL de MANSFIELD PARK.


Os recordamos que a lo largo del mes habrá 2 sorteos más, uno de los cuales ya está en marcha AQUÍ.

¡Vamos con el resultado!

La ganadora tiene 48 horas para pasarnos su dirección a lasinquilinasdenetherfield@gmail.com. En cuanto tengamos los datos hacemos el envío en un periquete :)


¡ENHORABUENA A LA GANADORA, Y A LOS DEMÁS MUCHÍSIMAS GRACIAS POR PARTICIPAR!

SORTEO #4 MES AUSTEN ::: EMMA (ejemplar ilustrado)

¡Hola a todos!

¡Vamos con el CUARTO sorteo del mes Austen! En este caso además es un ejemplar con ilustraciones de la época a cargo de Hugh Thomson (podéis ver algunos ejemplos en el formulario de Rafflecopter).

Sabemos que nos repetimos, pero os recordamos que al igual que todos los demás sorteos de este mes homenaje, solo estará abierto durante una semana.

También os recordamos que hoy a las 16:30 horas termina en este enlace el sorteo de un ejemplar en papel de Mansfield Park. Mañana mismo publicaremos el ganador o ganadora del libro :)

  1. El sorteo es NACIONAL (España).
  2. Se sortea UN EJEMPLAR ILUSTRADO EN PAPEL de EMMA.
  3. El envío lo realizaremos nosotras. Irá certificado para evitar posibles pérdidas.
  4. El sorteo comienza hoy día 26 de julio de 2017 y termina el 2 de agosto de 2017 a las 16:30 horas (España). 
  5. Puesto que vamos a usar el widget de Rafflecopter, no se posteará un listado de participantes, pero sí comprobaremos todos los enlaces antes de hacer el sorteo.
  6. El ganador se dará a conocer el jueves 3 de agosto.
  7. El ganador del sorteo tendrá que ponerse en contacto con nosotras por correo electrónico (lasinquilinasdenetherfield@gmail.com) en un plazo de 48 horas después de dar a conocer el resultado del sorteo, facilitándonos sus datos postales. Si no, tendremos que volver a resortear el libro.
  8. No es obligatorio tener un blog. No podrán participar aquellos blogs que solo se dediquen a sorteos. Y si os hacéis seguidores solo para participar en el sorteo y luego os borráis, quedaréis descartados para sorteos futuros, que los habrá.
  • Ser seguidor del blog (por GFC).
  • Hacer un comentario en esta entrada diciendo que queréis participar en el sorteo.
Una vez hayáis rellenado los requisitos obligatorios os aparecerán una serie de requisitos opcionales con los que ganar puntos adicionales (hasta 29 para quien pueda rellenar todos los apartados).


¡SUERTE A TODOS Y GRACIAS POR PARTICIPAR!

lunes, 24 de julio de 2017

MES JANE AUSTEN (by MH) ::: RESEÑA ::: EMMA



Título original: Emma
Autora: Jane Austen
Editorial: Alba (colección Clásica Maior)
Traducción: Sergio Pitol
Páginas: 560
Fecha publicación original: 1816
Fecha esta edición (1ª)abril 2010
Encuadernación: cartoné con sobrecubierta
Precio: 32 euros 
Ilustración de cubierta: La reina de corazones (cartas diseñadas por Matthias Backofen, siglo XVIII)
Ilustraciones interiores: Hugh Thomson


Emma Woodhouse no es la típica heroína de Jane Austen: no es dependiente, no tiene un status y una economía precarios, y no necesita, para asegurar su futuro, cazar marido (a ser posible uno que la ame y al que ame). Al contrario, es una joven «inteligente, bella y rica», que no aspira al matrimonio («una mujer soltera poseedora de una buena fortuna es siempre respetable»), y que rige como por derecho natural los destinos de la pequeña comunidad de Highbury. Jane Austen decía que una joven así «sólo podía gustarme a mí»). Quizá era consciente de que estaba convirtiendo en protagonista, por primera vez en la historia de la novela, a una mujer que, antes de alcanzar ese «exquisito temblor de felicidad» que corona las trepidantes peripecias de sus heroínas, debía someterse al principio socrático de conocerse a sí misma.

Emma (1816) es una fulgurante comedia de equívocos, llena de ocultaciones, intrigas y errores que muchas veces inspiran vergüenza ajena, pero en la que el sentido del ridículo sirve como vehículo para el acierto, la franqueza y la sensatez. «El arte de Jane Austen –dijo Thornton Wilder en 1938- es tan consumado que oculta su secreto. Uno puede mirar con lupa sus novelas, darles la vuelta, desmontarlas; nunca sabrá cómo están hechas». Esta traducción de Sergio Pitol se acompaña con las célebres ilustraciones de Hugh Thomson para la edición de 1896.

Entramos en la cuarta semana de nuestro homenaje austeniano, y como no quiero abusar de vuestra infinita paciencia (más todavía), me he propuesto no extenderme demasiado. Sé que siempre digo lo mismo, pero de verdad que lo voy a intentar (por vuestro bien). Y el reto es complicado, porque Emma tiene mucha tela que cortar, pero si tengo que meter tijera, la meteré.

Emma Woodhouse solo tiene veintiún años y es casi de pleno derecho la señora de Hartfield. Allí vive sola junto a su padre desde que su hermana se casó y se marchó a vivir a Londres. Bella, rica, mimada y consentida, con una aguda inteligencia, y con un sentido muy arraigado de su superioridad en la escala social sobre todos sus vecinos de Highbury, está convencida de que es la artífice del buen matrimonio que su amada institutriz, la señora Taylor, ha hecho con el señor Weston. Y decide que es tan buena organizando y encauzando las vidas de los demás que se dispone a hacer lo mismo por más vecinos. Harriet Smith, jovencita abandonada en la niñez, hija de no se sabe quién, y que vive en una especie de escuela para señoritas, es su siguiente víctima. La convierte en su nueva amiga del alma, la convence de que a pesar de sus dudosos orígenes es hija de un caballero, que debe aspirar a mucho más que lo que dictan las convenciones sociales, y escoge para ella al señor Elton, párroco de la localidad. Está dispuesta a todo con tal de conseguir que este matrimonio se lleve a cabo.

Por otro lado, la aburrida sociedad de Highbury espera con ansias la llegada del hijo del señor Weston, Frank Churchill, cuya fama y virtudes, en su mayor parte proclamadas por su propio padre, le preceden. Emma sabe que por la cabeza de los señores Weston ronda la idea de un matrimonio entre el señor Churchill y ella, y aunque ella misma no es muy proclive a esa idea, su reputación llama poderosamente su atención y está deseando conocerle. El señor Knightley, caballero sensato y cuñado de Emma, 16 años mayor que ella, ni ve con buenos ojos lo que está haciendo con Harriet Smith y el señor Elton, ni tiene muy buena opinión sobre Frank Churchill, y jamás se ha callado nada ante ella. Es un hombre de modales bruscos y poco galantes que ha guiado sus pasos desde que Emma nació; siempre le dice lo que piensa, cuando cree que se equivoca, y no piensa dejar de hacerlo ahora.

Emma presenta quizás a la heroína protagonista más atípica de las seis novelas principales de Jane Austen. Creo que llegó a decir, antes de escribir el libro, que iba a dar vida a una protagonista que no le caería bien a nadie más que a ella, y aunque no es del todo cierto (con todos sus defectos, la prefiero a otras heroínas muchísimo más queridas... lo dejaré ahí xD), sí que es verdad que, a priori, es con la que menos se empatiza, sobre todo en una primera lectura. Te enfadas con ella, y al rato entiendes que no tiene malicia ninguna. Pero ves cómo se equivoca de nuevo, y la lectura se convierte en un tira y afloja con un personaje que está en su camino de madurez y aprendizaje en la vida a lo largo de las casi seiscientas páginas de historia.


Las diferencias empiezan con su situación social y familiar. No tenemos una familia de clase media donde hay varias hermanas, ni la protagonista es una mujer sin dote posible ni perspectivas de un buen matrimonio porque, de hecho, ni siquiera busca dicho matrimonio, como ocurre en casi todas sus novelas. No, Emma es todo lo contrario. Emma vive sola con su padre, es rica, dueña y señora de la mansión del lugar y pertenece a la familia de mayor posición social de la región, razón por la cual todos le deben deferencia. No piensa casarse ni en enamorarse nunca, porque ni tiene predisposición a ello, ni lo necesita: ya posee una fortuna, ya tiene la posición social, ya es la más importante en su círculo social y su padre la adora y no ve defecto alguno en ella. No cree que vaya a encontrar a ningún hombre que supere todo eso, y no piensa en casarse. Como lo tiene todo en la vida, se dedica a intentar arreglar las de aquellas que están por debajo en el escalafón... es tan arrogante, que cree que puede y debe arreglar la vida de todos a su alrededor. Siempre tiene que salirse con la suya, imponerse sobre los demás, y además tiene un concepto sobre sí misma demasiado elevado.

Pintada así, parece insufrible. Y lo es en muchas ocasiones. Incluso cruel con aquellos que son muy inferiores a ella en inteligencia y posición social, como la pobre, extenuante y pesada señorita Bates, dando lugar a una de las escenas más famosas de la obra entre ella y el señor Knightley, único ser que ve sus defectos y se los reprocha. Pero al tiempo Emma se hace querer, y tiene muchas buenas cualidades que comenzarán solo a prevalecer conforme las vidas de los que le rodean giren y cambien en torno a sus decisiones. Esta historia no es una historia de jovencitas y caballeros y sus enredos amorosos, sino la de una joven que lo tiene todo, que se aburre con mucha facilidad, que persuade y manipula, y que transita su camino hacia la madurez y la sensatez en unas páginas en las que vierte las primeras lágrimas de su vida ante nuestros ojos cuando es consciente de las consecuencias de su vanidad y mal juicio.

No os voy a decir lo de siempre, que este libro es un retrato maravilloso de la sociedad de la época, los distintos personajes que formaban parte de ella y sus pautas sociales. Estas singularidades están presentes en toda la obra de esta autora y sería redundar en lo ya dicho. Sí que os puedo decir que contiene probablemente la más realista de todas las historias de amor de sus novelas. Y que su protagonista masculino es probablemente el mejor, como hombre y como caballero, de todos sus protagonistas masculinos, siendo solo igualado moralmente por el coronel Brandon de Sense and sensibility. Ni el orgullo y los prejuicios de Darcy ni el rencor y el resentimiento de Frederick Wentworth, son comparabales a la elevada catadura moral y recto comportamiento del señor Knightley. Pero ya se sabe que los mejores siempre permanecen en la sombra :)

La reservada y cauta Jane Fairfax, su cargante y fatigosa tía la señorita Bates, el extremadamente hipocondríaco señor Woodhouse, el altanero y falso señor Elton, la arpía y engreída de su esposa, el simpático aunque caprichoso Frank Churchill, el feliz matrimonio Weston, la ingenua y moldeable señorita Smith... son los vecinos de Highbury que forman parte de la vida de Emma Woodhouse y que son tocados en mayor o menor medida por la varita de sus decisiones. Hay escenas maravillosas, como las de los dos bailes, que sobre todo con las relecturas ganan en perfección en cuanto a la imagen que ofrecen sobre todos y cada uno de estos personajes. En esas relecturas te das cuenta de algo que solo puede apreciarse cuando ya se conoce el destino final de cada uno de ellos: la muchísima información que Jane Austen da sobre las circunstancias de cada uno, de lo milimetrado que está todo lo que se narra en la historia, y de que realmente no hay ni un solo cabo suelto.


Hace poco me dijo una amiga que la genialidad de Jane Austen estaba en que sus libros cambiaban para el lector según su edad, sus vivencias... que dependiendo del momento en el que estemos de nuestras vidas vamos empatizando más con unos que con otros porque sus historias y sus personajes son tan reales que conectamos con el momento que viven. Tiene mucha razón, y Emma en concreto es el libro que más se ha beneficiado de este transcurrir de los años. Lo he comprendido mucho más en las relecturas que la primera vez que lo leí muy jovencita. Y cada vez que lo releo, me parece más genial, más agudo y más benevolente con las carencias y debilidades del ser humano, con el aprendizaje que supone en sí misma la vida. Emma no solo es la heroína Austen más diferente, sino también quizás la más imperfecta, y aun así es fácil comprenderla en sus defectos y perdonarla en el reconocimiento de sus errores. Y veo además mucho cariño de la autora en su protagonista precisamente por eso: no se lo pone nada fácil, le hace cometer muchas injusticias, muchas equivocaciones que de cara al lector no le favorecen en absoluto, y aun así Jane sabía que la entenderíamos y no la juzgaríamos, y que de hecho acabaríamos cogiéndole cariño.

Si digo que Emma es otra joyita me estaría repitiendo. No quiero hacerlo. Pero me resulta imposible no decirlo, porque lo es. Y no sé si al final he conseguido no extenderme demasiado; probablemente no, pero creedme que he metido tijera y solo he dejado lo que creo imprescindible que debe estar aquí.



Jane Austen (Steventon, 1775-Winchester, 1817). Novelista británica. Séptima hija de una familia de ocho hermanos, su padre se encargó personalmente de su educación. En 1801, los Austen se trasladaron a Bath y luego a Chawton, un pueblo de Hampshire, donde la escritora redactó la mayoría de sus novelas. Apacible, sereno y equilibrado es su modo de escribir, y describe con sutil ironía el ambiente de la clase alta rural del sur de Inglaterra. El interés de sus obras reside en los diferentes matices psicológicos de sus personajes, y en la descripción, con una buena dosis de crítica, del ambiente social en que sitúa a sus protagonistas, que no es otro que el suyo propio, el de la burguesía acomodada.

viernes, 21 de julio de 2017

MES JANE AUSTEN (by MB) ::: CINE ::: MANSFIELD PARK (1999, Patricia Rozema)



Título original: Mansfield Park 
Año: 1999
Duración: 108 minutos
País: Reino Unido 
Director: Patricia Rozema
Guión: Patricia Rozema
Basada en una novela de: Jane Austen

Reparto: Frances O'Connor, Jonny Lee Miller, Alessandro Nivola, Embeth Davitdz, Harold Pinter, James Purefoy, Hugh Bonneville


A los diez años, Fanny se va a vivir a Mansfield Park con sus tíos ricos aunque nunca es tratada como una más de la familia. La historia narra el retrato de una heroína de fuerte carácter que se enfrenta a las estrictas normas de su época para no comprometer sus ideales o sus propios sentimientos. 


No sabría que aconsejar sobre esta adaptación para los que todavía no os habéis acercado a Mansfield Park; si sería preferible ver primero la película y después leer el libro, o viceversa.  

Yo lo tengo clarísimo: sin duda leer el libro, y si no veo la película, puedo vivir tranquila.

Bueno... tampoco quiero dar una opinión polarizada. Al final se trata de una adaptación cinematográfica y, aquellos que me conocéis un poco, sabéis que siempre digo lo mismo, nada que ver una cosa con otra... y como no quiero ser injusta, es mi obligación valorar todo el trabajo y cuidado que conlleva la película, así como las ganas y la ilusión que pusieron en ella.

Voy a intentar decir cosas bonicas.

La adaptación de 1999 sería como un plato tradicional, cualquiera que nos apetezca; en él se integran unos ingredientes, se aplican unos métodos de cocinado y se sirve a una temperatura concreta. Pero un día pides el mismo plato en cualquier restaurante y, cuando te lo presentan, lo observas y al final opinas que no se parece para nada a lo que habías pedido; eso sí, reconoces los ingredientes, puedes distinguir algún sabor y puede que incluso esté más rico.

Una vez que te lo has comido olvidas por completo el plato original, simplemente porque el que esperabas ni se parece al que te han presentado... aunque, siendo justos, puede que el que al final has saboreado sea el que haya sido exquísitamente elaborado y contenga los mejores ingredientes del mercado.

Y no sigo con el mundo culinario porque me conozco. 

Utilizando este símil un tanto facilón, pues diré que en esta adaptación se ha roto con toda la estructura de la trama y la sucesión de los acontecimientos: ya no es lineal ni fiel a la obra, y todos los personajes, localizaciones y tiempos no se corresponden con ella.

En el libro, por poner un ejemplo, las hermanas Bertram se van de viaje mientras Henry Crawford aprovecha para engatusar a Fanny; sin embargo, en la película todos participan de este hecho... tal vez sea para intensificar las escenas de celos o justificar lo que viene después.

Otros personajes se acumulan. William Price y Susan Price forman un todo: uno desaparece de la adaptación y a la otra se le da un papel protagonista desde el primer momento.

Esta simbiosis la vemos con Fanny Price. Frances O´Connor parece que interpreta más a Jane Austen que a Fanny, pues es Jane la que habla casi siempre. En ningún momento he reconocido a la frágil y sumisa Fanny... y al final esto me queda muy claro, sin querer revelar demasiado, cuando Edmund le propone editar sus libros.

Me encantaría ver la cara de Jane Austen al visionar, entre otras escenas, las protagonizadas por Embeth Davidtz (Mary Crawford): todo ese erotismo, a todos los niveles... si no hubiera leído el libro recientemente pensaría que Mary Crawford está enamorada de Fanny. Lo digo porque hace doscientos años, en tiempos de Jane Austen, el amor cortés era lo que predominaba, y el erotismo quedaba fuera... pero al final es solo una adaptación cinematográfica, y vemos que Jane da para mucho: para interpretarla, reintepretarla y lo que haga falta.

Jonny Lee Miller interpreta al Edmund adecuado. Como dije en mi reseña, este es uno de los personajes que menos me gusta, así que no voy a repetirme y solo diré que mi opinión se mantiene en la película: no me parece nada interesante, y con su declaración de amor pasé de estado frío a congelado... tampoco esperaba otra cosa.

De todos los intérpretes, Hugh Bonneville es el que me parece más interesante. Cómo ha crecido este actor: de insulso y superfluo (parece que se va a caer la cabeza en cualquier momento con tanto movimiento) a interpretar a Robert Crawley, Earl of Grantham, en Downton Abbey. Eso sí que es evolucionar y madurar, y nada más que por esto merece la pena ver la película.

Otro tema que se introduce en la trama es el tratamiento de la esclavitud; sir Thomas Bertram recibe un baño de realidad, de la crueldad que alimenta y sustenta Mansfield Park, pero me parece chocante que el baño se lo dé Fanny. Hubiera sido más consecuente con la obra que se lo hubiera dado alguno de sus hijos, Edmund o Tom... principalmente Edmund, que tiene los principios morales más elevados.

Acercarse a Jane Austen siempre es algo precioso, un regalo. Su época, con esas ambientaciones maravillosas, la riqueza de sus personajes, su simplicidad e ironía... con mayor o menor éxito, de alguna forma nos acercamos a Jane, reconocemos su mundo y facetas de sus personajes. 

Ver Mansfield Park me ha supuesto todo lo anterior, por lo reconocido y por lo ausente. Mientras la he visionado no he dejado de pensar en Jane Austen, y esto siempre es positivo. Así pues, recomiendo ver Mansfield Park aunque no sea una adaptación fiel y rigurosa... eso no le resta nada, porque se disfruta.