miércoles, 26 de abril de 2017

RESEÑA (by MH) ::: LA TUMBA DEL TEJEDOR - Seumas O'Kelly



Título original: The Weaver's Grave
Autor: Seumas O'Kelly 
Editorial: Sajalín
Traducción: Celia Filipetto
Páginas: 77
Fecha de publicación original1919
Fecha esta edición (2ª)marzo 2016
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 11,50 euros
Ilustración de cubierta: Güido Sender Montes


  

Mortimer Hehir, el tejedor de un pequeño pueblo irlandés, ha muerto, y solo dos ancianos, el picapedrero Cahir Bowes y el fabricante de clavos Meehaul Lynskey, pueden encontrar la tumba de su clan en el lúgubre y ancestral cementerio de Cloon na Morav (el Prado de los Muertos), donde únicamente las familias más antiguas del lugar tienen derecho a ser enterradas. En su tragicómica búsqueda le acompañan dos jóvenes enterradores y la viuda del tejedor, quienes asisten a las continuas trifulcas de los viejos, obcecados en probar su conocimiento del cementerio y, por ende, de la historia de sus inquilinos. Se trata de su última oportunidad de demostrar al mundo su tardía utilidad, aunque sea a costa de enzarzarse en una grotesca farsa con tintes absurdos sin nada que envidiar al humor negro y metafísico de Samuel Beckett o Flann O'Brien. 

Qué feliz soy cuando me encuentro con joyitas de estas en el momento más inesperado. Vuelvo a la carga con una novela corta clásica. No conocía de nada a su autor, solo me dejé llevar por la portada, la sinopsis y lo mucho que prometían las dos cosas envueltas en el papel de regalo del auténtico humor  irlandés que tanto me gusta: socarrón, irónico, amable, surrealista... con un puntillo negro, pero no demasiado oscuro.

Toda la novela en sí es magnífica, pero el segundo capítulo me parece tan soberbio que lo he leído ya no una, ni dos, sino tres veces. Y conforme escribo me dan ganas de volver a leerlo una vez más. Qué socarronería gastaba O'Kelly, y qué bien escribía además. No diré lo que digo siempre sobre los relatos largos-novelas cortas que reseño (que es una gran historia llena de talento y espléndidamente narrada en muy pocas páginas), pero me quedo con las ganas... ah, no, que ya lo he dicho :)

Mortimer Hehir, el tejedor, ha muerto. Es el único del pueblo, junto al tonelero Malachi Roohan, que tiene el privilegio de ser enterrado en Cloon na Morav, el Prado de los Muertos. Este cementerio existe desde los albores del cristianismo en Irlanda, ha visto pasar decenas de siglos ante sus ojos, y el tiempo ha hecho de él un amasijo laberíntico de senderos y tumbas con nombres borrados por la erosión en el que es imposible encontrar nada, porque tampoco existen mapas, planos ni registros de las ubicaciones de las sepulturas. Lo único que está claro es que el derecho de ser enterrado allí está basado en derechos tradicionales que ya no existen, que Mortimer Hehir posee ese derecho, y que hay que encontrar la tumba de su padre, pues ahí debe ser enterrado él. Pero claro, a ver quién es el guapo que la encuentra.
[...] Cahir Bowes, el picapedrero, tan doblado de cadera para arriba que andaba con la espalda horizontal, como los animales. Empuñaba en la mano derecha un bastón que lo sostenía por delante, mientras con la izquierda se sujetaba la chaqueta por detrás, justo por encima de los riñones. Con estas estratagemas conseguía no caerse de bruces al andar. La fuerza magnética de la madre tierra tiraba de la frente de Cahir Bowes, y Cahir Bowes evitaba hasta el final su beso funesto.
Y aquí entran en acción nuestros dos héroes: Meehaul Lynskey, el fabricante de clavos, y Cahir Bowes, el picapedrero, acompañados de los dos sepultureros (gemelos) y de la joven viuda. Estos dos ancianos yacen olvidados de la memoria del mundo desde hace mucho, mucho tiempo, y de repente se reclama su ayuda: tienen que encontrar la tumba de Mortimer, son los únicos lo suficientemente viejos para hacerlo. Y deciden disfrutar de su último minuto de gloria. Ya encontrarán la tumba, ya, que primero van a tomarse su tiempo y a regodearse de la sensación de sentirse otra vez útiles, porque saben que una vez encuentren la tumba, volverán a quedar enterrados en el olvido para no resurgir jamás. Y campan a sus anchas por el cementerio comentando escándalos pasados, señalando tumbas y cotilleando sobre los muertos hasta que los sepultureros se impacientan y les urgen a tomar una decisión, ¿cuál es la tumba del tejedor? Y aquí, aquí, comienza la historia... porque ninguno de los dos tiene ni idea, pero los dos están tan seguros de que la tienen y de que el otro no sabe de lo que habla, que se rompe la armonía. Y entre los dos tercos abuelos empiezan a volar las pullas, el quien sabe más, el quien sabe menos, el "no tienes ni idea", el "por aquí", el "no, por allí", el "ya verás como viene tal del más allá y te da un cucharazo por haberle abierto la tumba", el "acuérdate que aquel día pasó esto y aquello", el "a mí me lo vas a contar, que estaba allí"... os vais haciendo una idea :)

Y de repente tenemos un cambio de tercio y la historia se nos pone profunda, existencialista, se reflexiona sobre la vida, sobre lo que somos, sobre lo que creemos que somos, sobre lo que creemos que vivimos... sin dejar nunca ese tono irónico, amable... y hasta tenemos tiempo para un poco de romance antes de volver a Meehaul y Cahir y averiguar si encuentran la tumba de Mortimer antes de hacer una auténtica escabechina en el cementerio abriendo y cerrando las tumbas equivocadas. Todo en unas 70 páginas.
Fíjate bien, Nan, fíjate bien lo que te digo del tejedor. Su vida fue un sueño y su muerte es un sueño. Y su viuda, que está aquí, es un sueño. Y el mundo entero es un sueño. ¿Me oyes, Nan, lo que te digo, que este mundo no es más que un sueño? 
No debo contar más. Si os gustan las novelas cortas, os encantará. Si os gustan las novelas cortas amables con fino sentido del humor, os apasionará. Si os gustan las novelas cortas amables con fino sentido del humor que describan la idiosincrasia del espíritu irlandés, ya podéis hacerle sitio de honor en la estantería. Me ha encantado la prosa de Seumas O'Kelly, lo bonito que hace lo sencillo, lo elegantemente que describe la realidad y lo conciso que narra aquello que otros necesitarían páginas para desarrollar.

Esta edición que os muestro es la segunda de la novela, editada con 6 o 7 años de diferencia con respecto a la primera. Felicito a Sajalín por el cambio de la ilustración de la cubierta para esta segunda edición, que es una auténtica maravilla y mucho más bonita que la primera. Pongo muestras, y cierro reseña, que aún soy capaz de enrollarme otro párrafo más :)
 


Seumas O'Kelly (Loughrea, 1881 - Dublín, 1918) fue un destacado periodista, dramaturgo, poeta y escritor irlandés. Compañero de James Joyce en el University College de Dublín, escribió varias obras de teatro, dos novelas y cuatro libros de relatos. 

Falleció prematuramente a los 38 años de una hemorragia cerebral a raíz de una disputa con un grupo de soldados británicos que irrumpieron en la redacción del periódico Nationality, del que era editor jefe. 

Su obra maestra, La tumba del tejedor, publicada póstumamente en 1919, está presente en la mayoría de antologías de literatura irlandesa. 

Del mismo autor, Sajalín editores ha publicado el libro de relatos Al borde del camino.

28 comentarios:

  1. No lo conocía, pero lo que cuentas me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gusta y se te cruza por delante, dale una oportunidad. Cortito y deja una sonrisa en la boca :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  2. ¡Ay, enróllate lo que quieras, que me enamoras! Pero, ¿dónde estaba escondido este tesorillo? Este es para mí, ¿a qué sí? Solo con la sinopsis ya me ha hecho tilín. ¿Podrías decirme si O'Kelly te recuera a Flann O'Brien en "La gente corriente de Irlanda" o no van por ahí los tiros?
    No sé si también te pasa a ti, pero cuando tropiezo como una prosa como la de Seamus O'Kelly, brillante, socarrona, precisa, y además en una novela corta tan redonda como esta (según nos cuentas) pienso en el talento que debe tener el autor para conseguir tanto y tan bueno en tan pocas páginas. Me encanta. Me lo llevo. Ya. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te contesto así de estrangis y luego contesto el resto de mensajes, que llevo un retraso contestando en las reseñas que'pa'qué... jajaja (acabo de contarlas, seis reseñas de retraso contando esta... no quiero ni pensarlo).

      Flann O'Brien es más incisivo, más agudo, más mordaz... ya sabes por donde voy. En "La gente corriente de Irlanda" le saca punta a todo. O'Kelly es más amable, menos puntilloso... es como la otra cara irlandesa, la más solapada y guasona... pero genial igualmente.

      No sé si te aclaro algo o te dejo igual... pero sí, yo lo veo totalmente para ti... jajaja. A mí esto de que construyan historias tan brillantes en 60 o 70 páginas me fascina, no me canso de leer relatos largos-novelas cortas clásicas.

      ¡Besote!

      Eliminar
  3. Pues con lo cortito que es, la sinopsis tan atractiva y lo precioso de la portada, me lo has vendido totalmente. Además, ya me habían hablado maravillas sobre este autor, así que apuntado queda.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que dan ganas de cogerlo al vuelo, ¿a qué sí?... jajaja. Yo es el primero que leo del autor, pero no será el último.

      ¡Besote!

      Eliminar
  4. Cómo transmites lo que te ha gustado..... Se nota en cada palabra.
    A mí también me encanta enamorarme de un librito de esos, cortos en extensión pero majestuosos. Me lo anoto, por supuesto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo soy muy transparente, cuando me gusta un libro se me nota a leguas... y cuando no también :S

      Espero que lo disfrutes mucho si finalmente lo lees :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  5. Madre mía... mira que lo primero que he pensado, ha salido mi parte más crematística qué se le va a hacer jeje, era que no sé si merecía la pena para un libro de 70 p. Claro que cuando he leído tu reseña... ay que mala eres. Madre mía, voy a tener que apuntarlo y buscarlo corriendo para llevarmelo a casa.
    Por cierto lo que dices de la portada es verdad. Lo acabo de buscar en Amazon y te venden la primera edición, y cuando he visto la portada he pensado que qué pena que no fuera igual...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy mala, mala, ya me lo dice mi madre (con amor, claro... jajaja).

      Por lo de Amazon no te preocupes, porque esa edición creo que está requeteagotada. Aunque esté la portada antigua, si lo compras ahí te mandarán esta que yo enseño hoy segurísimo.

      ¡Besote!

      Eliminar
  6. Qué buena pinta tiene! No descarto leerlo en el futuro.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que merece la pena echarle un vistazo. Es muy cortito, muy divertido y te deja con muy buen rollo :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  7. Es un crak, así de claro, Seumas es el puto amo!! no se como con una vida tan corta pudo escribrir tanto y dejarnos auténticas maravillas. El primer libro que leí suyo fue The Lady of Dearpark, y así a bocajarro en inglés, y aunque fue una "imposición" en clase, la disfruté muchísimo; luego leí The Leprechaun of Kilmeen, aunque no la disfruté tanto. No hace mucho que leí La tumba del tejedor y tengo pendiente aunque ya en la estantería, Al borde del camino.

    ¡Gracias por redescubrirlo!
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Amén!... jajaja

      "Al borde del camino" lo tengo querequeteapuntado desde que leí este. Es que tampoco hay mucho traducido de Seumas al castellano, y estoy un poco perezosa para leer en inglés (qué vaga soy), pero lo que pueda pillar, ¡lo pillaré!

      ¡Besote!

      Eliminar
  8. Me la llevo apuntada aunque ahora estoy un poco liada me gusta mucho lo que cuentas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que apuntamos más de lo que podemos abarcar :) Si consigues encontrarle un hueco, seguro que lo disfrutas mucho :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  9. Cuento irlandés, y encima en tono socarrón irónico de ese que nos gusta. Poco más hay que decir, que apuntarla y a ver si la encuentro. Creo que es para mí.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. hola! que joven falleció el autor... hermosa portada y magnifica reseña, que nos encata que te enrolleis , como dices y nos cuentes cosas. para eso estamos para escuchar y aprender! saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta todo lo que comentas. Solo sé que lo quiero. Me encantan las novelas cortas. Me pregunto si habrá alguna edición que recoja más novelas cortas o relatos del autor en una antología, sería cuestión de investigar. En cualquier caso, lo que está claro es que la portada de la segunda edición es todo un acierto, me encanta.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. No lo conocía para nada y con tu reseña dan ganas de salir corriendo a por él. Qué pasión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Últimamente me llevaría todos los libros que traéis ;) Tiene muy buena pinta.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  14. Pues tiene una pinta estupenda y encima cortito, cosa que se agradece en tiempos con tanto pendiente por leer. Me lo apunto por si cae en mis manos.

    Bs.

    ResponderEliminar
  15. Cómo se nota que lo has disfrutado! No me voy a lanzar a por él, porque temo la rebelión de mis libros pendientes, pero como se me cruce, se viene conmigo seguro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Tiene muy buena pinta. Haré por buscarlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Suena genial! Cementerio, clásico, ironía y encima reflexión sobre la vida...si es que no puede haber una combinación más interesante! Ya lo tengo anotado, a ver si me puedo escapar a la biblio y lo encuentro ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Vamos, que te has aprendido la novela de memoria. Y no me extraña, porque ya me sacaste una sonrisa a medida que iba leyendo tu novela. Y me da a mi que el humor irlandés es un tanto similar al de mi tierra, por aquello de los orígenes celtas. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Pues fíjate que yo no la conocía y tiene una pinta increíble. Si es que cuando una disfruta con una novela...la reseña sale así.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. No termina de ser de mi estilo de humor, aunque me sorprende que sea una novela tan corta. En fin, que me alegro que te haya gustado, pero yo no me animo.

    ResponderEliminar