martes, 23 de agosto de 2016

RESEÑA (by MB) ::: DONDE RESPIRAN LAS PIEDRAS - Lucía Boronat Brisa



Título original:  Donde respiran las piedras
Autora: Lucía Boronat Brisa
Editorial: Arola Editors
Páginas: 176
Fecha publicación: marzo de 2016
Encuadernación: rústica con solapas
Precio:  17 euros
Diseño de cubierta: Josep Serra i Virgili (Mènsula studio)


(Lectura válida para el MES TEMÁTICO DEL THRILLER organizado por Laky en su blogLibros que hay que leer)

Dos niñas y un muchacho de Canejan desaparecen y catorce días más tarde las pequeñas se sorprenden ante el revuelo que origina su regreso, pues no parecen conscientes de las dos semanas transcurridas. Los apenas cien vecinos del pueblo aranés reciben con estupefacción a las niñas que aseguran haber pasado la tarde en compañía de su amigo: de Daniel, sin embargo, no hay ni rastro.

Una reportera donostiarra en paro, Iratxe, recibe un correo anónimo sobre el suceso y, seducida se traslada al Valle de Arán creyendo que hallará el argumento de una buena historia con la que escapar de la suya. Pero lo que se plantea como una inocente aventura expiatoria resulta una auténtica pesadilla hacia el interior desde que entabla relación con un viejo que asegura ser Daniel.


Iratxe tendrá que asumir una realidad tan inaudita como macabra entre habladurías y supersticiones, cargadas de espejismos. Una subyugante historia en la que Lucía Boronat te hace sentir la maldad sin intermediarios, en toda su pureza y esencia.



¿Cómo puede ser que después de leer la novela sintiera ese frío seco que te llega al centro de los huesos? ¿Y que a esa sensación le acompañase una expresión de vacío e inmovilidad, de esas que te impiden girarte ni hacia una lado ni hacia otro y menos mirar a tu espalda? 

Así me quedé yo, hasta que noté que mi temperatura bajaba de una manera que solo el calorcillo del mes de julio ayudó a templar para poder sacudirme ese miedo... al menos lo suficiente y necesario para tomar nota de la realidad y descubrir para mi tranquilidad que Iratxe y las dos niñas de Canejan seguían en el libro (siempre hay que dar gracias).

Todo esto para decir que a mi pesar soy muy impresionable y sensible. Por lo general no me suele gustar este género; hay temas que prefiero no leerlos en las novelas porque todos los días los encontramos al golpe de un click en Internet o simplemente encendiendo la televisión.  

Reconozco que Lucía Boronat, en las ciento setenta y seis páginas que componen esta historia, me ha llevado por donde ha querido, porque en un principio la subestimé un poco al relacionar su libro con la trilogía del Baztán de Dolores Redondo (y ya que hablo de ella, hago un inciso y destaco que sobre todo me encantó El guardián de lo Invisible. En Legado en los huesos me gustó todo menos el final, y si hubiera empezado a leer primero Ofrenda a la tormenta no sé si hubiera leído los otros anteriores. Creo que este libro está bastante desconectado de los anteriores. Los personajes principales son los mismos pero parecen distintos: se llaman igual, viven en el mismo sitio pero yo los sentí diferentes, eran muy forzados... en fin, todo esto lo dejaré para otra reseña).

La referencia anterior viene al caso porque cuando empecé a leer Donde respiran las piedras me parecía que seguía deambulando por el Baztán en vez de por el Valle de Arán. Sin embargo, conforme seguí leyendo comencé a creerme todos los argumentos que Lucía iba construyendo en la trama... y así hasta un final donde todo me parecía posible, todo podía ser cierto.

No quiero contar mucho sobre la trama porque es un libro más bien fino, y por el bien de la historia, cuanto menos se desvele, mejor. Solo puedo decir que la autora me ha hecho disfrutar de cada página (todo lo que mi miedo y sensibilidad pueden disfrutar). Gracias a un estilo ágil y sencillo, la maldad es tan palpable que impregna toda la narración y, a pesar de ser su primera novela, logra que los saltos temporales estén integrados en la trama de tal forma que todos los personajes formen parte de un todo, donde la maldad los aglutina como eje principal acelerando el ritmo de la narración.

Cuando llegas al final descubres todo lo que tu imaginación puede llegar a presuponer y creer... y te das cuenta de que no has sido capaz de ver lo evidente, de ver la realidad, esa que te explota con la última página y que te hace descubrirte ante la autora por haber podido manejarte y liarte de esa manera. 

Solo por todo eso ha merecido la pena leer la novela: simplemente por no haberme dejado indiferente. Tal y como comento arriba, sobre el argumento, la trama y los personajes, no voy a desvelar nada (ya os he dado algunas pistas), porque sería injusto para cualquier otro lector que quiera acercarse a la historia.  

Esta es de esas novelas que hay que descubrir, sentir y percibir en cada página. Si decidís hacerlo, al final de vuestra lectura si os apetece lo comentamos.


Lucía Boronat es una escritora valenciana afincada en Tarragona, cuya primera novela, Donde respiran las piedras, ha visto la luz en marzo de 2016 de la mano de Arola Editors, dentro de su colección "La cometa", de narrativa contemporánea.

A pesar de ser este su debut como novelista, lleva años en la vida literaria, durante los cuales ha publicado diversos ensayos narrativos.

Miss Bingley

lunes, 22 de agosto de 2016

GANADORAS ::: SORTEO CORAZONES MERCENARIOS

Pues ya estamos aquí de nuevo, esta vez con las DOS GANADORAS de un ejemplar cada una de CORAZONES MERCENARIOS.

Vuelvo a colgar la tabla con los nuevos números que os han sido asignados, pues salvo una de ellas, las demás incidencias han quedado resueltas y además hay una participante más que se apuntó en las últimas horas del sorteo.
En total 14 participantes, a las que os damos unas enormes gracias por formar parte del sorteo :)). Sin más dilación, colgamos el nombre de las dos ganadoras. He grabado el sorteo para que se viese en riguroso directo, pero no sé yo si se verá esto bien. Crucemos los dedos.


video


GALENA

BAJOLAPIELDEUNLECTOR CRIS.R.B.


¡ENHORABUENA A LAS DOS! Tenéis que enviarnos vuestros datos al email lasinquilinasdenetherfield@gmail.com en un plazo de 72 horas. Esperamos que disfrutéis mucho de la historia de Bastien y Alda.

Os recordamos que será la autora la encargada de remitiros el ejemplar.

¡Hasta el próximo sorteo!

¡GRACIAS A TODAS POR PARTICIPAR Y UN ABRAZO! 



sábado, 20 de agosto de 2016

SORTEO CORAZONES MERCENARIOS - LISTADO PROVISIONAL PARTICIPANTES

¡Hola!

Dentro de escasas horas finaliza el plazo para apuntaros al sorteo de CORAZONES MERCENARIOS, así que os dejo de momento la lista provisional de participantes y vuestros puntos correspondientes. 

Seguimos teniendo exactamente las mismas incidencias que teníamos el otro día cuando os hacíamos el recordatorio del sorteo.

Durante lo que queda del día de hoy y de todo el día de mañana domingo 21 podéis reclamar si veis algo incorrecto o subsanar los enlaces a aquellas que os faltan por aportar datos.

Cualquier cosa, nos dais un toque y lo arreglamos. MUCHÍSIMAS GRACIAS a todas las participantes, y MUCHÍSIMA SUERTE en el sorteo del lunes 22.

¡Besote!

viernes, 19 de agosto de 2016

RESEÑA (by MH) ::: DIARIO DE UNA DAMA DE PROVINCIAS - E.M. Delafield




Título original: Diary of a Provincial Lady
Autora: E.M. Delafield  
Editorial: Libros del Asteroide 
Traducción: Patricia Antón de Vez
Páginas: 207
Fecha publicación original: 1947
Fecha esta edición (tercera): 2014
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 18,95 euros
Diseño de cubierta: Enric Jardí




La dama de provincias vive en una preciosa casa de campo, tiene dos hijos encantadores y un marido que, cuando está con ella, acostumbra a dormitar tras las páginas del Times. Lleva un diario que le sirve para poner un poco de distancia con las cosas que le suceden; en él escribe sobre sus esfuerzos para equilibrar la economía familiar y lidiar con su temperamental cocinera y la sensible institutriz francesa de sus hijos; así como sobre su lucha constante por mantener a raya a su engreída vecina, Lady B., y sus denodados esfuerzos por estar siempre a la altura de las circunstancias.

Con el relato cotidiano de las desventuras de su protagonista, de sus agobios y preocupaciones, de sus pequeños triunfos, E. M. Delafield ha creado un vivísimo e inolvidable personaje con el que se identificará cualquier lector que se haya sentido alguna vez sobrepasado por los quehaceres del día a día.


A veces me pongo a revisar estanterías en busca de la siguiente lectura, y me sorprendo al ver libros que hace meses (¿años?) que están ahí esperando a que me digne a abrirlos y leerlos. Así que los miro, ellos me miran a mí, y el que mejores ojitos me pone, por fin cae.

Y gracias a eso he leído por fin a esta pobre dama de provincias, que después de llevar ahí meses agazapada entre los libros cada vez más amontonados, ya se merecía un poco de atención. Me hubiese venido genial para el mes de la fantasía y el humor, pero bueno, ya no hay remedio (por el humor, claro... de fantasía, por desgracia para las amas de casa, tiene poca).

Supongo que había leído tanto y tan bueno de estos libros (porque son cuatro, si no recuerdo mal, de los que este es el primer volumen), que me daba reparo llevarme una mis famosas y consabidas decepciones. Pero no... me ha gustado mucho, me he reído mucho, y aunque quizás no es tan desternillante como lo venden, ¿qué más da? Sigue siendo un libro divertidísimo.

Hay que tener un talento muy especial para observar desde fuera lo cotidiano, la rutina en la que una misma vive y respira, y saber sacarle punta... ser capaz de hacer sonreír a los demás con las cabezadas de tu marido, las ocurrencias de tus hijos o las exigencias de unos criados que se ofenden por servir un tentempié fuera de hora y a los que les tienes un poco de miedo. Y eso mismo hace Delafield. Estos diarios son en parte autobiográficos, y supongo que nunca sabremos dónde terminaba la realidad y comenzaba la ficción, aunque a mí me parece todo tan posible y real que lo del "semi" me suena a querer que parezca algo exagerado sin realmente serlo. Porque aquí tenemos a una madre, esposa, vecina y, sobre todo y ante todo, mujer, lidiando con la casa, el marido, los hijos, los amiguitos de los hijos, las facturas, los milagros caseros del pan y los peces, los vecinos, las actividades extrafamiliares, las obligaciones sociales y el no morir exhausta en el intento... sinceramente creo que podría estar escrito hoy en día y no pasaría absolutamente nada. Este diario comenzó a publicarse hace 80 años y sorprende mucho, muchísimo, lo realmente moderna que es esta dama de provincias. O eso, o que no hemos adelantado nada.

Y así asistimos a un año de la vida de nuestra protagonista (de la que nunca sabemos el nombre), y conocemos su mundo: su marido, Robert, mueble de Ikea que cuando no está trabajando (le otorga el mismo empleo que a su marido real, administrador de fincas), está durmiendo detrás de su ejemplar del Times, que no habla salvo para criticar a alguien, que es incapaz de mantener una conversación con su esposa, y cuya única utilidad aparente es la de ir a la estación a llevar o recoger gente. Eso sí, nuestra protagonista siempre consigue que le deje hacer todo lo que quiera, por mucha resistencia que ponga al principio. Sus dos hijos, Vicky y Robin, son su debilidad. Le molesta que la llamen madre perfecta, pero es lo que demuestra durante todo el libro. Adora a sus hijos, aunque como "madre moderna" intenta que no se le note. Y vuelvo a lo mismo que comentaba arriba. Estamos hablando de un libro publicado en los años 40 del siglo XX, años 30 si nos remitimos a cuando se publicaron originalmente las columnas en la revista Time and Tide (que por cierto nombra y publicita constantemente a lo largo del diario), y que luego compiladas dieron origen a los libros, y no cuesta nada reconocer realmente a una madre moderna de hoy en día. En aquella época todavía estaba muy implantado en la sociedad lo de ser madre y esposa como el cúlmen y único objetivo en la vida de una mujer, y nuestra protagonista se rebela contra ello (además lo deja bien claro en el libro en alguna que otra frase). Es madre, adora a sus hijos, los quiere por encima de todo, pero también necesita ser algo más que madre y esposa y hacer otras cosas que le hagan sentirse útil, tener aficiones, vivir experiencias diferentes... necesita realizarse y crecer como mujer además de ser ama de casa. 

A todo esto unimos el manejo de su hogar, ya sea en cuanto a los criados como a su economía (su marido se desentiende absolutamente de todo lo que no sea ir a su puesto de trabajo, comer y dormir... e ir a la estación); tiene que mantener las apariencias de una solvencia económica que no existe, hacer malabares con las cuentas del banco al descubierto, aplazar pagos aquí, dar unas migajas que cubran el expediente por allá, la cocinera que se queja, la criada que es una tiquismiquis, la institutriz que es muy susceptible y se ofende por nada... Y unos vecinos que son cada uno de su padre y de su madre, como se suele decir. Y aún encuentra tiempo para irse de vacaciones a Francia o a pasar unos días a Londres y darse algún capricho.

Nuestra dama, a pesar de los apuros económicos tiene cierta posición social (como resulta evidente al tener dos criados y una institutriz en la casa, además de tener a su hijo mayor interno en un colegio de pago y caro), pero aun así resulta difícil no ponerse en su lugar en muchas situaciones porque son muy, muy reales. Y te saca la sonrisa con casi todas ellas.

Es un libro amable que se lee fácilmente y casi de una tirada. Y a pesar del sentido del humor que destila también da mucho que pensar en cuanto a la situación del ama de casa hace 70 u 80 años con respecto a ahora. ¿Realmente hay tantas diferencias? Porque leyendo a Delafield, sinceramente, no lo parece. Porque sí, su protagonista era una abanderada de la mujer moderna... pero es que de esto hace ya muchas décadas.

Como soy muy obediente, termino la reseña recomendando la lectura de este diario, tal y como Libros del Asteroide amablemente pide al final de la edición. Leeré los siguientes sin dudarlo (y espero no tardar tanto como con este).



E.M. Delafield (1890-1943) fue una prolífica y famosa escritora inglesa. Hija de la novelista Mrs. Henry de la Pasture, decidió utilizar el seudónimo de E.M. Delafield para diferenciarse de ella. Recibió una educación clásica y victoriana, y en 1911 entró como postulante en un convento belga, cuya experiencia relató en The Brides of Heaven (1931). En 1919 se casó con Paul Dashwood, un ingeniero de caminos convertido en administrador de propiedades, con el que viviría varios años en el Sudeste Astico hasta que se instalaron en Croyle, Devon, donde nacieron los dos hijos del matrimonio y Delafield escribió muchas de las más de treinta novelas por las que sería recordada. 

En 1929 la editora de la liberal y feminista revista semanal Time and Tide le pidió que colaborara con una columna. Así nacio Diario de una dama de provincias, el divertidísimo relato, parcialmente autobiográfico, de las miserias y fortunas de una dama en una ciudad de provincias. El éxito fue inmediato, y las columnas fueron recogidas en cuatro volúmenes que la convirtieron en una de las novelistas más populares y queridas de la época. 
 
Miss Hurst